La lucha por mantener nuestro buen vivir


“Hoy en día, ya no podemos saber cuándo suben y bajan las aguas.”

Ixé Márcia Mura, sé mira sá Mura, sé rendawa sé rera Maloquinha em Nazaré no paranã Madeira. Soy Márcia Mura. Mi gente son los Mura. Mi pueblo es Maloquinha, ubicado en el distrito de Nazaré junto al Río Madeira en el estado de Rondônia en Brasil.

La última vez que fui a Nazaré tenía diez años. Era la temporada de inundaciones y solía saltar al agua con mis primos. Recuerdo que en este viaje fui a pescar con mi tía, quien sacaba agua del río para beber y la colaba en una olla con un paño limpio para limpiarla de fango. Pienso en estos recuerdos de cuando tenía cinco o diez años y todavía era posible beber agua del Madeira. Sin embargo, hoy en día, especialmente después de que las represas hidroeléctricas causaron una gran inundación y contaminaron las aguas subterráneas, esto ya no es posible.

En aquellos tiempos, según los ancianos, pequeños animales parecidos a las lagartijas desovaban en una época del año determinada cuando el agua no los alcanzaba. Ahora que he empezado a prestar atención, me doy cuenta de que las aguas tocan los pequeños huevos blancos pegados a los pilares de las casas y los árboles. El pájaro que solía cantar una advertencia cuando el agua iba a subir o bajar sigue cantando, pero el agua sube antes y desciende después de sus tiempos habituales. De igual manera, la flora y la fauna ya no anuncian las épocas de inundaciones y sequías, de siembra y cosecha. Hoy en día son las represas hidroeléctricas las que determinan todo esto.

El haber interferido con el río ha causado varios problemas para los territorios de las comunidades locales y los territorios indígenas, incluso las lluvias son diferentes. Junto con Nazaré, otras comunidades y pueblos ribereños no tienen agua potable. El acceso al agua es difícil durante la temporada seca e incluso cuando hay mucha agua en la temporada lluviosa, no es apta para beber. La navegación fluvial también se ha vuelto más difícil, porque en la estación seca el río se pone demasiado seco y da paso a playas que no existían antes.

A fines de septiembre, me dirigí a la ciudad de Uruapeara en el estado de Amazonas a través de una antigua ruta utilizada por los antepasados ​​de los Mura. Iba a buscar a mi madre, que estaba restaurando un huerto de castañas que data de la época de mi tatarabuela. Hacía mucho calor en los tramos superiores e incluso en las orillas de un lago cercano, y luego hubo una fuerte lluvia. Al observar esto le pregunté a mi madre: “Madre, ¿no era el mes de agosto la época del calor de los jaguares y las tormentas?” Ella respondió: “¡Así era antes! Ahora las lluvias caen en el mes de septiembre”.

Así es como sentimos el cambio climático y experimentamos las inundaciones, las tormentas fuera de temporada y el calor, incluso en las partes altas de los bosques y en los lagos. Todos sabemos que se debe en gran parte al impacto de los incendios criminales, la deforestación y la interferencia en los ríos provocada por las represas hidroeléctricas. En general, el territorio ancestral de los pueblos indígenas es reducido constantemente e invadido por agricultores, madereros, mineros e incendios. Nuestro territorio Mura se vuelve invisible en los mapas oficiales del estado.

Como dice el activista de derechos indígenas y ambientales Ailton Krenak, tenemos que tratar de revertir estos impactos ambientales y climáticos y encontrar formas de posponer el fin del mundo. Desde esta perspectiva, el colectivo Mura trabaja para fortalecer a las comunidades tradicionales a orillas del Río Madeira para que les hagan frente a los proyectos de desarrollo que los gobiernos nos imponen sin considerar nuestras vidas. El gobierno dice que estos proyectos nos traerán mucho progreso, pero de hecho solo nos traen la muerte de los ríos, de la pesca y de todo el medio ambiente. Nuestra acción principal se centra en nuestra declaración Mura:

Declaramos que el municipio de Porto Velo es, ante todo, territorio Mura. Trabajamos para fortalecer nuestras raíces al hilvanar los hilos de la memoria ancestral y luchamos por el reconocimiento y la reconstrucción de la memoria e historia indígena del Río Madeira. Incluso con los desafíos [que enfrentamos], seguimos defendiendo todo el entorno del que formamos parte y luchamos por mantener nuestro buen vivir.

Actualmente estamos rescatando el Río Madeira y somos las mujeres las que estamos al frente de esta resistencia. Mientras haya un Mura en este Río Madeira para gritar y luchar, habrá resistencia Mura. De lo contrario, nuestra Amazonia, que es el pulmón del mundo, no durará mucho.

 

Márcia Mura escribe en nombre del colectivo indígena Mura, conformado por personas que están recuperando el Río Madeira. Su objetivo es fortalecer la identidad y la memoria ancestral del pueblo Mura en Porto Velho y de las comunidades ribereñas del Madeira; promover acciones con la comunidad local para el reconocimiento de la «forma de ser indígena»; participar en los movimientos indígenas regionales y nacionales que luchan por los derechos sociales y ambientales; fortalecer los procesos de producción creativos y tradicionales para garantizar la generación de ingresos a nivel local; y promover acciones que contribuyan a la convivencia en el bioma amazónico y combatan el cambio climático.

 

Imagen destacada diseñada por Naandeyeah y fotos cortesía de  Mídia NINJA


Related Post

La lucha por mantener nuestro buen vivir

“Hoy en día, ya no podemos saber cuándo suben y bajan las aguas.” Ixé Márcia Mura, sé mira sá Mura,…

See more

De las feministas del Sur Global para los tomadores de decisiones de la COP: Un cambio radical por la justicia climática

“La justicia climática significa . . . abordar las causas fundamentales de la crisis climática, incluidas la producción, el consumo…

See more

¿Qué es exactamente lo que hace GAGGA? Mira esta animación y descúbrelo

Las mujeres, niñas, personas trans, intersex y no binaries de todo el mundo ya están trabajando en soluciones climáticas justas…

See more

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese y manténgase al día con la lucha colectiva de nuestra red por un mundo de género y medio ambiente justo.