Las mujeres de Mazvihwa restauran su tierra y agua


Conocido alguna vez como el granero del sur de África, Zimbabue se ha convertido en un desierto árido a causa del cambio climático, las prácticas agrícolas ineficaces y las crisis económicas. En 2019, el sur de África experimentó su peor sequía en 40 años—las temperaturas incrementaron al doble del ritmo global y las lluvias se volvieron cada vez más erráticas. Estos cambios han provocado escasez de agua en un país donde la mayor parte de la población rural depende de la agricultura de secano para sobrevivir.

Las mujeres de Mazvihwa, en el sur de Zimbabue, tienen mucha experiencia con las sequías. Considerada la región menos productiva del país, la zona que rodea Mazvihwa  tiene suelos pobres y enfrenta con frecuencia la escasez del agua, lo que la hace más adecuada para la ganadería y la caza que para los cultivos. Cuando la gran sequía golpeó Zimbabue y muchos en la comunidad se quedaron sin opciones para obtener ingresos, la población comenzó a cavar en estanques secos en busca de oro, ya que la región es rica en minerales y hay muchas minas. Este lavado de oro ha contribuido a la colmatación (o acumulación de sedimientos en el fondo) del Río Lundi y ha empeorado la escasez de agua—situación que ha sido exacerbada por la contaminación producida por la falta de servicios sanitarios adecuados, prácticas agrícolas ineficaces y la cercana mina de oro Sabi.

La mina de oro Sabi desvía agua del río para sus operaciones y vierte en él sustancias químicas nocivas como mercurio y cianuro. Los desechos son tóxicos para la salud y provocan la eutrofización del río, lo que afecta aún más la calidad del agua y destruye la vida acuática. Esta es el agua de la que dependen casi 1,000 hogares a lo largo del Río Lundi en Mazvihwa para su consumo y tareas diarias, y para tener acceso a ella, los habitantes deben caminar al menos 10 kilómetros. Por su parte, el gobierno no ha perforado nuevos pozos en el área en 21 años ni ha reparado regularmente los pocos que quedan.

Para aumentar el acceso al agua en Mazvihwa, las mujeres de la comunidad están presionando a las empresas mineras locales para que perforen más pozos. Con el apoyo de la organización comunitaria Muonde Trust, también están implementando técnicas de recolección de agua diseñadas para su contexto y que a su vez ayudan a ejecutar más pozos de perforación. Es más, las agentes recolectoras de agua de Muonde Trust son mujeres de la comunidad.

En el pasado, el gobierno colonial había obligado a las comunidades a construir pequeñas crestas de tierra en sus tierras para evitar la erosión del suelo, pero su diseño no contemplaba las características del suelo local, así que con el tiempo la escorrentía degradó las tierras de las comunidades y colmató los ríos. Cincuenta años después, Muonde Trust y las mujeres de la comunidad están reemplazando estas crestas con sistemas de almacenamiento de agua y utilizan una técnica llamada “contorno perfectamente nivelado” (o dead-level contour), que optimiza el flujo de agua y opera por gravedad para irrigar los cultivos.

Como alternativa al lavado de oro, las mujeres de Masvihwa han comenzado a generar ingresos a través de la forestería análoga, un método de agrosilvicultura que restaura la productividad de la tierra degradada al imitar el bosque nativo original. La forestería análoga proporciona nuevas fuentes de alimentos e ingresos mientras aumenta la retención y la calidad del agua y hace que el suelo sea fértil.

Con el apoyo de la Alianza Global para la Acción Verde y de Género y el asesoramiento técnico del Centro de Desarrollo de Viveros y Propagación del Eru, las mujeres de Masvihwa están restaurando y cultivando especies de árboles y plantas tanto tradicionales como exóticas. Asimismo han ahondado su conocimiento sobre los árboles y aprendido cómo el frijol de carita (o caupí) produce un microclima adecuado para el crecimiento de ciertas especies de árboles. Dado que el proceso de restauración a través de la forestería análoga lleva tiempo, ellas pueden mientras tanto cosechar y vender los frijoles de carita para generar ingresos y comenzar un club de ahorro y préstamo con la esperanza de obtener mayores beneficios en el futuro.

 

Esta comunidad en Mazvihwa cuenta con el apoyo de Muonde Trust, un socio de la Red Internacional de Forestería Análoga (RIFA), que forma parte de la red de la Alianza Global para la Acción Verde y de Género (GAGGA). Para aprender más sobre el trabajo de Muonde Trust, haz clic aquí.

Illustración por Naadira Patel @studiostudioworkwork.


Related Post

Informe | El Fondo para la Autonomía y la Resiliencia

En respuesta a la crisis y las necesidades de los movimientos que apoya, Global Alliance for Green and Gender Action…

See more

Informe | Violencia estructural: Aprendiendo de las mujeres y niñas defensoras del medio ambiente

Al mismo tiempo que las mujeres y niñas defensoras del medio ambiente (MNDMA)* de todo el mundo defienden sus tierras,…

See more

Las mujeres qom se organizan para preservar su territorio en el Chaco paraguayo

En pocas palabras: El Green Climate Fund (GCF) está invirtiendo en nuevas plantaciones de árboles en siete países en África…

See more

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese y manténgase al día con la lucha colectiva de nuestra red por un mundo de género y medio ambiente justo.