Las Mujeres Somos Agua 2020: Gestión sostenible de los humedales frente al monocultivo de caña de azúcar


Los humedales del sur de Honduras en el Golfo de Fonseca se designaron sitio “Ramsar”, lo que significa que ha sido reconocido como un Humedal de Importancia Internacional. Dentro de estos humedales se encuentra un Refugio de Vida Silvestre Las Iguanas – Punto Condega, que tiene cuatro mil ciento sesenta y nueve mil hectáreas de humedales. En este área se localizan seis comunidades costeras. UEDESAMAR opera en la «zona de amortiguamiento» adyacente a estas áreas protegidas, donde el uso de la tierra debe estar parcialmente restringido.

UEDESAMAR está integrada por nueve organizaciones comunitarias. A pesar de que algunas de estas organizaciones tienen hombres dentro de su membresía, las mujeres asumen el liderazgo en la gestión y manejo del bosque de manglar. 

Como parte de sus esfuerzos han puesto en marcha iniciativas como: pesca artesanal, protección de la tortuga Golfina, ecoturismo, restauración de áreas degradadas del manglar, promoción de la forestería análoga y agroecología. También promueven la gobernanza ambiental incidiendo a nivel local y nacional para que se impulsen políticas que regulen el aprovechamiento de los recursos marino-costeros. La experiencia de UEDESAMAR muestra que la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad genera bienestar, no sólo a nivel del ecosistema sino también para las comunidades que viven en el sector, generando una fuente de ingresos. 

A pesar de contar con una propuesta de gestión sostenible de los recursos de los humedales, las familias enfrentan impactos en su salud y condiciones de vida provocados por la ampliación del monocultivo de caña de azúcar. Además de la escasez de agua, este monocultivo ha provocado pérdidas en las cosechas debido a la fumigación aérea con plaguicidas que han acelerado los procesos de maduración de los frutos en los árboles. El mayor impacto por la contaminación por plaguicidas y falta de agua de calidad ha sido en la salud de las personas y con mayor frecuencia en las mujeres, reportándose una alta incidencia de enfermedades renales, respiratorias, gastrointestinales y varios tipos de cáncer. 

La defensa de los derechos humanos de las comunidades está asociada al acceso a fuentes de agua abundantes y no contaminadas. Es por ello que las mujeres integrantes de UEDESAMAR, conscientes del impacto negativo del monocultivo de caña de azúcar en sus comunidades a nivel ambiental y de salud, buscan influenciar a las autoridades locales y nacionales para que tomen medidas encaminadas a promover un ambiente saludable y libre de contaminación.

 

Copyright © 2020 GAGGA. La imagen no puede copiarse, imprimirse, editarse ni difundirse para uso comercial sin el permiso expreso por escrito de GAGGA. El uso de esta imagen en su forma original está permitido si se otorga crédito a GAGGA.

 


Related Post

La lucha por mantener nuestro buen vivir

“Hoy en día, ya no podemos saber cuándo suben y bajan las aguas.” Ixé Márcia Mura, sé mira sá Mura,…

See more

De las feministas del Sur Global para los tomadores de decisiones de la COP: Un cambio radical por la justicia climática

“La justicia climática significa . . . abordar las causas fundamentales de la crisis climática, incluidas la producción, el consumo…

See more

¿Qué es exactamente lo que hace GAGGA? Mira esta animación y descúbrelo

Las mujeres, niñas, personas trans, intersex y no binaries de todo el mundo ya están trabajando en soluciones climáticas justas…

See more

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese y manténgase al día con la lucha colectiva de nuestra red por un mundo de género y medio ambiente justo.