Mujeres nepalesas lideran la promoción y defensa de la justicia ambiental y de género


Aspectos destacados de la historia

  • Con el apoyo de GAGGA, un fondo nacional de mujeres y una ONG de justicia ambiental perteneciente a la red de GAGGA llevaron a cabo capacitaciones en Nepal con el objetivo de desarrollar las capacidades de las mujeres de la comunidad para abogar por políticas y programas locales sensibles al clima y cuestiones de género.
  • La organización comunitaria Sahayatra Nepal asistió a las capacitaciones y, junto con otros grupos liderados por mujeres, abordó a sus gobiernos locales y recibió financiamiento para proyectos locales sobre cambio climático y medio ambiente.
  • Sahayatra está utilizando los fondos para plantar árboles, proporcionar agua a las comunidades Dalit e indígenas y conservar una zona de humedales que se está secando.
  • Después de asistir a capacitaciones realizadas por el Centro de Recursos Prakriti y participar en diálogos con mujeres locales, algunos municipios de Nepal están abordando el cambio climático y los problemas ambientales a través de sus programas.

____________________________________________________________________________________

La municipalidad de Ilam en Nepal es sinónimo del té. En la frontera con Darjeeling, la estación montañosa productora de té más famosa de la India, los jardines costaneros de té del este de Nepal han experimentado un aumento de las infecciones por plagas y lluvias intensas durante el último año. El alza de las temperaturas y las breves e intensas lluvias que inundan los campos y causan defectos en las plantas han creado condiciones favorables para que las plagas se reproduzcan y los insectos lleguen desde áreas más frías. Estos efectos del cambio climático, junto con la pandemia, han provocado cosechas escasas y una baja en la calidad del té en las plantaciones de Ilam.

Nepal se encuentra entre los 20 países que más han sufrido los impactos del cambio climático a causa de inundaciones, deslizamientos de tierra, sequías y otros desastres provocados por el clima. Esto ha llevado a muchos hombres a emigrar internacionalmente en busca de trabajo, dejando automáticamente a las mujeres como administradoras de recursos naturales como el agua y la leña, que han sido más difíciles de conseguir debido al cambio climático. En un país donde el 65 por ciento de la población depende completamente de la agricultura, las mujeres son a menudo la fuerza principal que contribuye a este sector y se ven particularmente afectadas cuando sus cosechas fallan y no pueden proporcionar alimentos a sus familias.

Foto: Por USAID/Nepal licenciado bajo CC BY

Tewa, un fondo de mujeres en Nepal y socio de GAGGA que había estado proporcionando ayuda humanitaria a mujeres afectadas por desastres naturales, se dio cuenta de la necesidad de fomentar con sus copartes la sensibilización en torno a la intersección de los derechos de las mujeres y la justicia ambiental. Con este fin, se asoció con el Centro de Recursos Prakriti (CRP), una ONG especializada en cambio climático y políticas de financiación climática, que desde hace mucho tiempo ha estado asociada con Both ENDS. Con el apoyo de GAGGA, estas organizaciones llevaron a cabo una serie de talleres destinados a desarrollar las capacidades de las mujeres de la comunidad para abogar por políticas y programas sensibles al clima y cuestiones de género.

Acceso al agua para las mujeres Dalit

Entre los arbustos de té de Ilam caminan las mujeres Dalit y las personas indígenas que trabajan al jornal y viven en la periferia de las plantaciones de té. En Nepal, las mujeres Dalit se encuentran en la parte más baja de la jerarquía de casta, género y clase, y son las más afectadas por la discriminación y la violencia que se experimenta a raíz de cada una de esas identidades.

Históricamente, las mujeres Dalit siempre han realizado trabajo agrícola y doméstico para terratenientes de castas superiores. Dado que dependen en gran medida de los recursos naturales, las mujeres Dalit se ven particularmente afectadas por los efectos del cambio climático. En Ilam tienen prohibido utilizar los grifos comunitarios, así que las niñas y mujeres Dalit, que son encargadas del trabajo doméstico, se ven obligadas a viajar con frecuencia una hora cuesta abajo para buscar agua en un manantial. A esto se suma el impacto del cambio climático, ya que las altas temperaturas secan el suelo y los manantiales de agua naturales, agravando la escasez de agua en estas comunidades.

Aunque el acceso al agua es responsabilidad del municipio de Ilam, las autoridades locales no están prestando atención a los problemas de estas comunidades Dalit porque el gobierno arrendó esta área a una empresa de té india durante 50 años”, dijo Hem Kumari Siwa, presidenta de la ONG Sahayatra Nepal. “El municipio tampoco proporciona grifos de agua potable a las personas sin tierra. Así que [es claro que] ignoran los problemas de esa área. Hay un proverbio nepalí que describe esto: ‘la sombra debajo de la luz’”.

Hem Kumari Siwa, presidente de Sahayatra Nepal, está en el medio durante la capacitación. Foto: PRC, Tewa.

Aprendiendo a influir en el presupuesto y la planificación del gobierno

Sahayatra Nepal es una organización sin fines de lucro liderada por mujeres que se estableció hace siete años en Ilam para apoyar a mujeres, niñas y niños, y personas con discapacidades en temas de salud, agua y conservación del medio ambiente. Sahayatra y otras organizaciones de mujeres locales vinieron de los municipios de Nepal para asistir a las capacitaciones de CRP y Tewa, en las que estudiaron los impactos del cambio climático y cómo están vinculados a los derechos de las mujeres; desarrollaron habilidades para cabildear con las autoridades locales para obtener financiamiento; y aprendieron a determinar dónde pueden ejercer presión más efectivamente con respecto a la planificación y el presupuesto climático del gobierno.

De igual manera adquirieron información sobre cómo el gobierno de Nepal gestiona su respuesta al cambio climático, específicamente sobre las leyes, directrices y reformas políticas pertinentes, así como el aumento de su presupuesto de cambio climático, casi 6.5 veces más grande desde 2014. Estas reformas establecen cómo se deben gestionar los fondos públicos relacionados con el clima y cómo se debe integrar el cambio climático en la planificación y la presupuestación de diferentes sectores con el propósito de dar respuesta a la problemática del clima a través de programas de desarrollo. Más de un tercio del presupuesto de cambio climático se asigna a los gobiernos locales y provinciales, y el 5 por ciento del presupuesto municipal se asigna a proyectos ambientales locales. Según el CRP, esta cantidad rara vez se gasta.

Durante la capacitación, las organizaciones de mujeres discutieron los desafíos que enfrentan en sus interacciones con el gobierno local. En la sociedad patriarcal de Nepal, los grupos de mujeres a menudo son ignorados a menos que tengan respaldo político y tienen pocas oportunidades, o ninguna, de participar en los procesos de toma de decisiones. Otros obstáculos incluyen la falta de acceso a la información, el bajo número de mujeres en los partidos políticos, el nepotismo y favoritismo característico del gobierno, la idea prevalente de que los problemas que enfrentan las mujeres no son una prioridad y la tendencia de los municipios a evitar consultas públicas en su planificación. El cambio climático también fue un tema novedoso para la mayoría de las autoridades locales.

Foto: Tewa, PRC

Abogando por programas climáticos con enfoque de género

En respuesta a esto, el CRP desarrolló capacitaciones específicas para alcaldes y otros funcionarios con el objetivo de cambiar su percepción y enriquecer sus conocimientos sobre el presupuesto y la política climática del país e incorporar perspectivas de género en su planificación. Este fue un momento decisivo para muchos de los grupos de mujeres que Tewa y el CRP estaban apoyando.

Cada grupo puso en práctica el aprendizaje adquieido y desarrolló propuestas que luego presentarían a las autoridades locales. Al regresar a sus comunidades, varios grupos de mujeres iniciaron diálogos con su gobierno municipal y recibieron financiamiento para proyectos de preparación para desastres, manejo de desechos, conservación de ríos y agricultura orgánica.

Cuando Hem Kumari Siwa se dio cuenta de que las autoridades locales no sabían sobre la asignación presupuestaria para el trabajo climático, ella organizó una serie de diálogos con el apoyo de Tewa para discutir el acceso al agua potable para las comunidades Dalit. Posteriormente, las autoridades proporcionaron fondos a Sahayatra Nepal para preservar el manantial de agua del que dependen 70 hogares de las comunidades Dalit e indígenas.

Foto: Sahayatra Nepal

Inversiones en proyectos locales de justicia ambiental

Sahayatra Nepal también está trabajando con el gobierno local para plantar árboles, conservar un humedal en su distrito que se está secando y proporcionar grifos de agua a diez hogares, dando cobertura a 82 personas. También están involucrando a mujeres de la comunidad en todas y cada una de las etapas de estos proyectos, desde el trabajo de calle, como encuestar hogares, hasta la planificación. Con respecto al proyecto de conservación de humedales, Sahayatra Nepal planea reanimar e incorporar el conocimiento acumulado durante años por las comunidades indígenas locales para transmitirlo a una nueva generación y ayudar a la comunidad a apropiarse del proyecto.

El gobierno sólo empezó a asignar dinero a los problemas ambientales una vez que comenzamos a conversar con ellos”, dijo Hem Kumari Siwa. “Para ellos, el desarrollo solo significaba invertir en infraestructura. Ahora el gobierno y la comunidad se han dado cuenta de que los proyectos de desarrollo deben tomar en cuenta el cambio climático y los problemas ambientales. Diferentes municipios están asignando de 1 a 5 lakh [alrededor de 845 a 4,226 USD] para cuestiones ambientales y han incluido la conservación de manantiales de agua en sus programas”.

Sahayatra Nepal recibió recientemente el apoyo del Fondo de Autonomía y Resiliencia de GAGGA* y planea proporcionar grifos de agua potable a otros 20 hogares en la comunidad Dalit. También capacitarán a estas comunidades sobre la recolección y el uso de aguas residuales en sus huertos para que tengan acceso a alimentos nutritivos y puedan obtener más ingresos al vender el excedente de su cosecha en el mercado.

___________________________________________________________________________

Puedes obtener más información sobre el trabajo de Sahayatra Nepal en su página de Facebook y su sitio web.

También puedes obtener más información aquí sobre el trabajo y la colaboración de Tewa y el CRP, que incluye su contribución a la formulación de la Política Nacional de Cambio Climático de Nepal de 2019. Puedes encontrar recursos sobre cambio climático y género en Nepal aquí.

* El Fondo de Autonomía y Resiliencia de GAGGA fue creado para apoyar las necesidades urgentes de las defensoras ambientales y sus comunidades durante la pandemia—la idea era fortalecer acciones que construyan sistemas de resiliencia y autonomía impulsados ​​por la comunidad. El Fondo se puso a disposición de beneficiarios antiguos y ​​ actuales de fondos ambientales y de mujeres asociados con GAGGA, así como de las ONG apoyadas por GAGGA actualmente. Se recibieron solicitudes de forma continua hasta el 15 de julio de 2020.

La imagen de arriba es de Tewa y el CRP.


Related Post

Informe | El Fondo para la Autonomía y la Resiliencia

En respuesta a la crisis y las necesidades de los movimientos que apoya, Global Alliance for Green and Gender Action…

See more

Informe | Violencia estructural: Aprendiendo de las mujeres y niñas defensoras del medio ambiente

Al mismo tiempo que las mujeres y niñas defensoras del medio ambiente (MNDMA)* de todo el mundo defienden sus tierras,…

See more

Las mujeres qom se organizan para preservar su territorio en el Chaco paraguayo

En pocas palabras: El Green Climate Fund (GCF) está invirtiendo en nuevas plantaciones de árboles en siete países en África…

See more

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese y manténgase al día con la lucha colectiva de nuestra red por un mundo de género y medio ambiente justo.